sábado, abril 06, 2013

Donde siempre quise estar

Viendo fotos del hospital  (uno de los dos) en donde trabajo hace más de un año, me entristece pensar que en unos meses voy a dejar de trabajar ahí, culpa de un cambio en el sistema de las cocinas de los hospitales, aunque no está todo dicho, es muy probable que trabaje en otro lugar.

Pensar que fue ahí donde me iba pensando "no quiero volver más", porque no era un trabajo muy cómodo a causa de problemas con la empresa o con mis compañeros. Pero hoy deseo que esto siga igual por varios años más.

Aprendí muchas cosas en solo un año de estar ahí, cosas buenas y malas también. No es un trabajo rutinario ya que siempre hay cosas nuevas.

Una lección muy importante que aprendí fue que mi enemigo se puede volver mi amigo, y viceversa. Pero por suerte hoy me llevo bien con todos ahí. Me alegra pensar que cada vez que llego se alegran al saber que me toca ser el encargado de ese día, pero mucho más se alegran si llego de sorpresa un día que no es común que yo vaya.

Pensar que llegué ahí siendo un total desconocido para ellos, recién llegado a la gran ciudad y con poca experiencia en mi trabajo, los primeros días fueron difíciles y eso fue lo que me llegaron a dar pensamientos de abandono.

Hasta una vez casi me despiden, nunca pude saber bien por qué, y en esos días deseaba con mucha fuerza volver a estar ahí, sentado en mi escritorio, tomando una taza de café y completando planillas, escuchando sus chistes y comiendo la rica comida que preparan.

Pase lo que pase, siempre van a estar en mi memoria.

Los mejores años de mi vida son los del presente, gracias al destino por llevarme a donde siempre tenía que llegar.



No hay comentarios.: