martes, mayo 03, 2011

My own prison

Odio tener que forzar mi mente a olvidar tal cosa o creerme a mi mismo algo, tener que convencerme de que todo va a estar bien cuando no es así. ¿Alguna vez voy a tener la libertad de elegir mi destino?

Además de depender solamente de la suerte, me gusta cuando puedo prever lo que va a suceder, aunque sea aproximadamente. Aunque eso me lleve derecho a la desilusión.

1 comentario:

Daié dijo...

Con todo respeto: te puedo copiar el post? Pongo el link de tu blog igual. Es que me pasa lo mismo y está expresado en palabras tan simples.